La crisis del coronavirus pasará a la historia por haber conseguido paralizar la actividad humana a nivel global. Sin embargo, su huella será bastante más profunda: marcará un punto de inflexión en una gran variedad de aspectos sociales, económicos, organizativos o sanitarios, como ya se está evidenciando en pleno proceso de desescalada.

A nivel empresarial, la pandemia está obligando a la reconversión de muchas actividades laborales y metodologías de comercio. Y lo hace con paso ligero, mostrando una ‘nueva normalidad’ sin precedentes ni ejemplos que referenciar.

La crisis exige cambios rápidos y que se ajusten al nuevo contexto

De la capacidad de adaptarse al nuevo contexto dependerá la supervivencia de muchos sectores y compañías. La colectividad, el teletrabajo, la sostenibilidad o la digitalización son conceptos que han ganado peso en todos los campos de la actividad humana. Pero, ¿qué otros valores marcarán la nueva normalidad? Quizá la mejor respuesta para las empresas sea no esperar ninguna y empezar a construir la suya propia.

En este sentido, Google señala tres formas en las que los empresarios pueden ayudar a su equipo para crear una nueva normalidad.

Analiza tu realidad actual y define objetivos claros

Está claro que la crisis ha cambiado los planes de la gran mayoría de los negocios. Reconocer este cambio y replantearte tus objetivos es clave para identificar en qué debería centrarse tu equipo.

Establecer objetivos en un marco de tiempo concreto nos ayuda a poder revisar plazos de forma clara, cambiar nuestras prioridades y, de esta forma, adaptarnos al cambio siempre que sea necesario.

La seguridad es una de las principales preocupaciones de los consumidores.

Para fijarte objetivos claros y cuantificables, debes retarte a ti y a tus equipos a identificar posibles cambios en el comportamiento que podrían dar lugar a nichos que tus productos y servicios pueden cubrir. Utilizar herramientas tecnológicas es una forma de agilizar y examinar con mayor detalle esta tarea.

 

Aprovecha el cambio

La historia nos ha enseñado que los periodos más difíciles a menudo conllevan progresos increíbles. Sin ir más lejos, la crisis económica de 2008 ha favorecido el triunfo de sectores como la economía colaborativa y de empresas como Airbnb.

La actual crisis del COVID-19 muestra de una forma mucho más clara las necesidades que se deben cubrir. Por ello, es fundamental crear y compartir una visión de dónde estás hoy y, lo que es más importante, qué puntos debes fortalecer más para llegar a donde quieres estar. A veces, rápido es mejor que perfecto.

 

Consejos de Google