Carlos Ortega, nuestro Gerente de Marketing y Clientes nos da buenas razones

En la actualidad, inmersos en la pandemia del Covid-19, el Factoring se presenta como una de las mejores alternativas para solventar las necesidades de caja que tienen las pequeñas y medianas empresas en Chile.

Con frecuencia las empresas tienen dinero en documentos, ya sea facturas, cheques u otros a 30, 60 o más días, pero necesitan ese financiamiento hoy y no pueden utilizarlo. Por eso recurren a un Factoring que es más rápido que ir a una institución financiera como un banco. Esto principalmente porque el Factoring está respaldado por un documento, en este caso una factura, mientras que el crédito se fija en la solvencia que puede tener la empresa para cancelar sus obligaciones, por lo tanto, un banco se demorará mucho más tiempo en aceptar y además son más reticentes a darle crédito a empresas como pymes. 

Adicionalmente, el Factoring es una ayuda muy importante en la cobranza de la factura, pero de todas maneras no se debe desligar completamente, ya que muchas veces se requiere su apoyo con su cliente en el proceso.

Por último, te ayuda a ordenar las cuentas por cobrar.

 

Consejos para la reapertura de tu pyme después de la cuarentena.

La pandemia obliga a las pymes a repensar como gestionar sus empresas de cara al futuro, partiendo hoy. Rápidamente deben adaptarse a los cambios poniendo foco en cómo sobrevivir en el corto plazo y de qué manera reinventarse para acelerar la transformación de sus negocios luego de que salgamos del estado de cuarentena. Para ello 2 tips muy importantes:

 

Cambio de Mentalidad

Es necesario cambiar la forma de pensar a partir de la cual tomamos decisiones. El entorno cambió y debemos aceptarlo en forma rápida para así crear espacios donde encontrar oportunidades de negocio y poder generar los cambios que la pyme necesita. Para ello es clave la gestión de la información, priorizando la agilidad antes que la precisión en el proceso de generación de esta. El tiempo vale mucho y debemos tenerlo presente. 

 

Priorización de pagos (caja)

Con la caída en las ventas, más los retrasos en los plazos de pago, se están generando situaciones de estrés en la caja. Ante esto, debemos volver a priorizar enfocándonos sobre aquellos pagos con mayor impacto en el negocio y que nos permitan asegurar la continuidad de la empresa.